La información turística en la era de las redes sociales

16 octubre, 2011. Lo escribió Ana. Archivado en: Recursos

Nuestros antepasados tenían muy complicado eso de conocer mundo. Hacer turismo no era una opción, pongamos, en la Edad Media. Unos pocos aventureros, exploradores y comerciantes, sí abandonaban las ciudades en busca de ensanchar los límites del mundo conocido, realmente buscaban oro o cualquier tipo de recurso económico. Cuando volvían, si volvían, contaban a sus paisanos las maravillas que habían visto “al otro lado”. Afortunadamente vivimos en otra época.Ahora podemos sin movernos del salón acceder a información de destinos de forma instantánea y con fuentes de primer orden: otros viajeros que han estado antes en el lugar al que queremos ir e incluso los mismos habitantes que viven allí. Esto, sin duda, es enriquecedor pero hay un peligro que puede dar al traste con toda esta maravilla: el ruido. Con millones de usuarios en las redes sociales, todos dando su opinión de un lugar se nos presenta un problema: cómo discernir la información útil, veraz y fundada del chismorreo barato, sesgado o del simple reclamo publicitario.

Aquí es donde entran en juego otros actores del sistema de información turística: las guías de viajes tradicionales y los propios agentes de viaje. No creo que la existencia de las guías de viaje peligre en esta era digital. Creo que se están posicionando en un lugar privilegiado: son una voz experta que nos informa de forma reposada y en profundidad de detalles que se pierden en la marea de la conversación de las redes sociales.

Por otro lado los agentes de viaje serían la voz crítica. Están en contacto permanente con mayoristas y con empresas turísticas locales que viven y trabajan en los mismos lugares que luego visitaremos y que proporcionan una información útil y directa especialmente pensada y elaborada para el viajero. Nos ayudan a distinguir qué es joya y qué es paja de todo lo que se dice. En una analogía serían como los periodistas que vigilan el sistema. Nos seleccionan los temas y nos dan puntos de vista diferentes pero veraces de los acontecimientos que ocurren (de los destinos).

De la convivencia de todos estos factores obtenemos un ecosistema informativo como nunca antes ha existido. Somos, en parte, privilegiados, podemos aprovechar al máximo nuestros viajes. Además, si queremos sentirnos exploradores como nuestros antepasados, siempre podremos silenciar todas las conversaciones de las redes y aventurarnos en una expedición a lo desconocido.

Entrada relacionada

Ventajas de contratar tu viaje en una agencia de viajes tradicional (offline)

COMPARTIR ARTÍCULO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Los comentarios están moderados, pueden tardar un poco en aparecer.